La ciudad dividida de Hebrón, en la Cisjordania ocupada, ha sido hace desde mucho tiempo un foco de violencia, con un enclave de colonos israelíes de línea dura y fuertemente protegidos cerca de la Ciudad Vieja, rodeados por cientos de miles de palestinos y fuerzas de seguridad tanto del ejército israelí como de la administración palestina. Se han instalado cámaras de vigilancia cada 100 metros, incluso en los tejados de las casas.

En toda Cisjordania, el ejército israelí ha emprendido un amplio esfuerzo de vigilancia para controlar a los palestinos con el uso de tecnología de reconocimiento facial en una red creciente de cámaras y teléfonos inteligentes. Esta iniciativa de vigilancia, que se ha desplegado desde hace dos años, usa en parte la tecnología de teléfonos inteligentes llamada Blue Wolf (Lobo azul). Esto permite a los militares capturar fotografías de los rostros de los palestinos y comparar con una base de datos de imágenes tan amplia que un ex-soldado la describió como el "Facebook para palestinos" secreto de las Fuerzas de Defensa israelíes. Esta base de datos está vinculada a una aplicación en los teléfonos de los soldados que parpadea en diferentes colores -rojo, amarillo y verde- para alertarles sobre si una persona debe ser arrestada, detenida momentáneamente o dejada en libertad.

Además de Blue Wolf, el ejército israelí ha instalado cámaras de reconocimiento facial en Hebrón gracias a las cuales los soldados en los puestos de control pueden identificar a los palestinos incluso antes de que presenten sus documentos de identidad. Una red más amplia de cámaras de televisión de circuito cerrado, denominada „Hebron Smart City", permite vigilar en tiempo real a la población de la ciudad y, como dijo un ex soldado, a veces puede ver el interior de las viviendas privadas.

"Las cámaras sólo ven una cosa: a los palestinos", afirma Issa Amro, activista y miembro de Artists + Allies x Hebron. "Desde el momento en que sales de tu casa hasta que llegas a ella, estás en el foco de la cámara".

Otra aplicación para teléfonos inteligentes, llamada White Wolf, ha sido desarrollada para ser utilizada por los colonos judíos en Cisjordania. Aunque a los colonos no se les permite detener a las personas, los "voluntarios de seguridad" pueden utilizar White Wolf para escanear la tarjeta de identificación de un palestino antes de que esa persona entre en un asentamiento, por ejemplo, para trabajar en la construcción.

El ejército mencionó „Hebron Smart City" en un artículo de 2020 en la página web del ejército. En él se mostraba a un grupo de soldados femeninos llamados "exploradores" delante de monitores de ordenador y con gafas de realidad virtual, y se describía la iniciativa como un "hito importante" y un "avance" tecnológico para la seguridad en

Cisjordania. Según el artículo, "se ha instalado un nuevo sistema de cámaras y radares por toda la ciudad" que puede documentar "todo lo que ocurre a su alrededor" y "reconocer cualquier movimiento o ruido extraño".

A diferencia de los controles fronterizos, la vigilancia en Hebrón se lleva a cabo en una ciudad palestina sin que la población local sea notificada. Esta tecnología es otro instrumento de opresión y sometimiento del pueblo palestino en Cisjordania. "Mientras la vigilancia y la privacidad están en primera línea del discurso público mundial, vemos aquí otra vergonzosa asunción por parte del gobierno y el ejército israelíes de que, cuando se trata de palestinos, los derechos humanos básicos son simplemente irrelevantes", afirma Avner Gvaryahu, director ejecutivo de Breaking the Silence, una organización de veteranos militares israelíes.

La ironía de la situación en H2 -la zona de la ciudad de Hebrón bajo control militar israelí es que para un lugar en el que todos los palestinos son continuamente vigilados, ninguno se siente visto por la comunidad internacional. Las conversaciones con los valientes residentes revelan que la tarea actual más importante es actuar en solidaridad con estas personas cuya existencia continuada es en sí misma un acto de resistencia.

Sin su perseverancia, H2 se habría convertido ya en una zona sólo para judíos. Al seguir viviendo en sus casas, contra todo pronóstico, al mantener abiertas sólo unas pocas tiendas del antiguo y próspero mercado, al cuidar los olivos, dan la esperanza de que un día esta tierra sea devuelta a sus propietarios locales.

Estas son imágenes de las cámaras de transmisión en directo que hemos colocado alrededor de H2. Todas ellas muestran vistas de los distintos olivares de la ciudad, la mayoría de los cuales tienen más de 900 años, y que todos son constantemente atacados por los colonos, que a menudo los incendian.

Las cámaras de nuestro proyecto devuelven la interminable mirada electrónica utilizando la misma tecnología armada pero en cambio como estrategia de construcción de la comunidad. Queremos ayudar a vigilar estos preciosos árboles y mostrar nuestra solidaridad asegurando que los valientes residentes y sus actos diarios de heroísmo no sólo sean vigilados, sino también vistos.

{"language":"Espa\u00f1ol","name":"Nombre","earliest-memory":"\u00bfCu\u00e1l es tu primer recuerdo?","enter":"Entrar","about":"Sobre","hebron-h2":"Hebron H2"}